Portada Otras especies Cunicultura La Granja de conejos instalaciones y equipo

La Granja de conejos instalaciones y equipo

0

M en C. Miguel Ángel Martínez Castillo
marticast20@yahoo.com.mx

M. en C. Luis Vicente Jiménez Castillo
PMVZ Gabriela Correa Vargas

La Cunicultura tiene muchas ventajas sobre otras actividades pecuarias. Puede llevarse a cabo tanto en ambientes rurales, como en ambientes suburbanos e incluso, citadinos; puede ser practicada tanto a nivel industrial, como a nivel de traspatio; puede ejecutarse de manera eficiente aún en pequeñas extensiones de terreno pues el conejo demanda poco espacio vital, volúmenes reducidos de alimento y menor trabajo físico si se compara con la crianza de rumiantes y cerdos, por ejemplo, y además puede disponerse del animal criado en la propia casa o granja ya que por el momento es posible someterlo a la matanza y procesarlo sin necesidad de un rastro formal ni de equipo especializado.

Cabe mencionar que nutricionalmente la carne de conejo es mejor que las carnes de abasto tradicionales y que bajo esta perspectiva es que muchas instancias gubernamentales en todo el mundo impulsan su producción y aprovechamiento, especialmente en las áreas rurales y/o en suburbios donde habita la gente con mayores limitaciones económicas. Idealmente la crianza de conejos debe tener lugar en lugares específicamente diseñados para ello y que cuenten con instalaciones y equipo apropiados para así lograr que estos animales manifiesten todo su potencial genético y productivo, sin embargo, desafortunadamente lo más común en nuestro país es criar conejos en instalaciones adaptadas, diseñadas para otros propósitos.

Figura 1. Granja atendida por miembros de la familia.
Fuente: Hugo Laguna Olivos.

De acuerdo al tamaño de la instalación, al número de reproductoras contenidas y al nivel de tecnificación, las granjas de conejos pueden clasificarse así: a) De traspatio o de carácter familiar; b) Semitecnificada o Semiindustrial y c) Empresarial o Industrial o Tecnificada. La granja de traspatio o familiar se caracteriza por poseer hasta 50 conejas reproductoras; por tener propósitos de autoconsumo; por ser manejada bajo un entorno familiar; por contar con instalaciones rústicas y/o improvisadas y, por lo tanto, con dificultades técnicas elementales, sin posibilidad de controlar los principales factores ambientales y disponiendo de jaulas, comederos, bebederos y nidales manufacturados con materiales de la región, a veces poco eficientes y/o inapropiados, rústicos e improvisados (Fig. 1).

Se considera que el 80% de las granjas de conejos de México son de este tipo. Las granjas semitecnificadas o semiindustriales se caracterizan por poseer entre 50 y 300 conejas reproductoras en locales adaptados, pero con instalaciones formales y semitecnificadas, con la posibilidad de llevar a cabo un control ambiental básico mediante ventanas protegidas con mallas metálicas y contando con cortinas desplazables para regular el ingreso de aire y luz naturales. Su propósito principal es la comercialización en pequeña y mediana escalas, aunque también alguna proporción de la producción es destinada al autoconsumo. Utiliza jaulas de varillas metálicas y comederos formales de lámina galvanizada; generalmente los bebederos son de tipo automático y las líneas de distribución del agua son de PVC (Fig. 2).

Figura 2. Granja semitecnificada. Jaulas distribuidas en Flat-Deck (ver más adelante).
Fuente: Miguel Ángel Martínez Castillo.

Se considera que el 15% de las granjas de nuestro país son de tipo semitecnificado. Finalmente las granjas de tipo industrial son aquellas especialmente diseñadas, que poseen más de 300 reproductoras, que cuentan con instalaciones y equipo que permiten un control ambiental estricto, que proporcionan alimento balanceado de alta calidad, que cuentan formalmente con un rastro o matadero, por lo que generalmente sus productos poseen calidad higiénica alta, y cuya producción está destinada a un mercado preestablecido, bajo un esquema de producción continuo y sostenido. Se considera que representan sólo un 5% de las granjas cunícolas del país (Fig. 3). Puesto que a nivel mundial las granjas predominantes son las de tipo semitecnificado. A continuación se profundizará en el tema de las instalaciones y equipo haciendo alusión principalmente a este tipo de granjas(23,24).

Figura 3. Granja de tipo industrial.Fuente: Miguel Ángel Martínez Castillo.

INSTALACIONES.

Áreas constitutivas de una granja de conejos. Desde el punto de vista técnico, idealmente una granja de conejos debe estar constituida cuando menos por dos naves: una de maternidad y una de engorda. Esto se debe a que la maternidad, por alojar a los reproductores, demanda un control ambiental estricto para facilitar que los animales manifiesten todo su potencial genético y productivo sin necesidad de gastar energía para enfrentar condiciones ambientales adversas como el frío, el calor, la humedad, etc.(2,15).

Figura 4. Sistema apropiado de descontaminación de personal en una granja. Fuente: Miguel Ángel Martínez Castillo.

El área de engorda, sin embargo, alojará a los animales recién destetados durante 35 o 40 días y durante esta fase los animales no son tan susceptibles a los factores ambientales adversos. A pesar de estos argumentos lo más común en granjas de mediana y pequeña escala es que exista una sola nave y se procure un control del ambiente intermedio. Otras áreas imprescindibles de una granja son: oficina, almacén de alimento, almacén de equipo, almacén de material de cama, estercolero, cisterna. Dependiendo del tipo de granja, de su tamaño y de su disponibilidad de recursos económicos, sería recomendable que contara también con área de cuarentena, área de segregación o aislamiento, área de composta, rastro o matadero, cisterna para la hidrólisis de desechos orgánicos, sistema de descontaminación apropiado para el ingreso de personas y automóviles a las instalaciones, etc.(16,23,24) (Figs. 4 y 5).

Tomando en cuenta las características biológicas del conejo, se considera que su crianza es mejor bajo climas templados o ligeramente fríos(18,22), pues tienen una limitada capacidad homeostática para disipar el calor corporal; sin embargo, esto no significa que no puedan adaptarse y que puedan ser criados aun en climas calurosos, pues para ello existen alternativas de construcción y de equipo que les permiten alcanzar niveles de producción aceptables(17,20).

El terreno en el que se edifique una granja de conejos deberá ubicarse cerca de los centros de consumo para así disminuir costos de transportación; deberá contar con carreteras de acceso y caminos apropiados que funcionen durante todo el año; deberá contar de manera constante con el suministro de energía eléctrica, de agua apropiada, de medios de comunicación suficientes (teléfono, internet). La granja debe estar alejada de otras, cuando menos unos 5 kilómetros y deberá delimitarse mediante una barda perimetral de al menos 2 metros de altura y construida con paredes sólidas. Dependiendo del tamaño de la granja y de sus recursos disponibles, se debe procurar el mayor control de los factores ambientales: ventilación, temperatura, humedad, iluminación y ruido(2,6,9,22).

Equipo.

JAULAS. Durante mucho tiempo la jaula predominantemente utilizada en México ha sido la de tipo americano, manufacturada en varillas metálicas y con 90 cm de largo, 60 cm de ancho y 40 cm de altura (90 x 60 x 40), ofreciendo una superficie de piso de 0.54 m2. En ella, cuando es utilizada para alojar a una reproductora, el nidal se agrega al interior de la jaula. Actualmente también se ofertan jaulas de tipo europeo con dimensiones ligeramente menores porque en ellas el nidal es adaptado a la pared frontal de la jaula y entonces el área de piso puede ser de menor tamaño: 0.48 m2 pues la jaula puede tener las siguientes dimensiones: 80 x 60 x 40 cm. También hay jaulas de tamaño aún más reducido, de 0.15 a 0.25 m2, denominadas de recría o de reposición porque están destinadas a conejos preseleccionados como pie de cría y que fueron retenidos poco antes de enviar a rastro al resto de los demás animales que finalizaron el periodo de engorda. A pesar de la oferta, en nuestro país se sigue utilizando de manera predominante la jaula tipo americano(2,14,15).

Dentro de las naves, las jaulas pueden distribuirse básicamente de tres maneras: a) Batería, b) Flat-Deck y c) Piramidal. La distribución tipo batería se caracteriza por acomodar las jaulas una sobre otra hasta alcanzar 3 o 4 niveles, con charolas intermedias para captar las deyecciones. Su única ventaja es el aprovechamiento del espacio en sentido vertical, pero tiene muchas desventajas. Es difícil la supervisión y la limpieza, especialmente el retiro y el vaciamiento de las charolas. Demanda mucho trabajo físico. No permite una ventilación apropiada pues por la altura de las jaulas superpuestas se dificulta la ventilación, la iluminación, el control de la temperatura y la humedad. Su utilización de manera aceptable puede tener lugar en el área de engorda, donde hay una alta densidad de animales por unidad de espacio.

En contraste, el sistema Flat-Deck consiste en distribuir a las jaulas en un solo plano, y aproximadamente a 60 cm del piso de la nave. Su distribución horizontal permite que todos los animales alojados en las jaulas estén sometidos a las mismas condiciones ambientales: misma ventilación, misma temperatura, misma humedad, misma iluminación. Su única desventaja es el no aprovechamiento del espacio en sentido vertical (Figuras 2 y 3). Por otra parte, la distribución piramidal (o californiana) constituye un híbrido de los dos sistemas precedentes, compartiendo las desventajas de ambos. Una hilera de jaulas se distribuye de manera horizontal y otra se distribuye en un nivel superior, de forma también horizontal, pero desplazada lateralmente para que no haya superposición de las jaulas (en forma piramidal). Su uso puede ser recomendable cuando la granja esté constituida por una sola nave y, por lo tanto, estén mezcladas la maternidad y la engorda; de esta manera los animales destetados pueden ser alojados en la jaula más próxima del siguiente nivel, por lo que siguen teniendo contacto visual y olfativo con la madre y no cambian sustancialmente de ambiente; de esta forma resulta menos estresante el proceso de destete para los gazapos.

BEBEDEROS. Si bien los conejos pueden beber agua en recipientes abiertos manufacturados en hojalata o en barro, en ellos el agua se contamina fácilmente y se propicia su desperdicio. Si las jaulas se distribuyen en Flat-Deck es mejor utilizar bebederos automáticos. Su uso demanda la instalación de una red de distribución conformada por tubos de plástico rígido (de PVC, generalmente) con perforaciones en sitios precisos para fijar y conectar los bebederos propiamente dichos. Existen 3 tipos principales: de válvula o pivote (Fig. 6), de flotador o boya y el accionado por palanca. Es importante que el tinaco de suministro de agua esté ubicado a la altura y a la distancia apropiada para que la presión del agua sea la correcta y facilite el funcionamiento correcto de los bebederos automáticos. Dentro de la jaula, los bebederos deberán ubicarse a 15 cm del piso para que tengan acceso a él tanto los animales adultos como los gazapos.

COMEDEROS. Los más sencillos son aquellos constituidos por recipientes abiertos hechos de hojalata, lámina galvanizada o barro; sin embargo, propician el desperdicio del alimento y su fácil contaminación. Por esta razón, es recomendable utilizar comederos de tipo tolva, manufacturados en lámina galvanizada, que tengan el piso cribado y que funcionen por la fuerza de gravedad(8,15) (Fig. 7). Se asean y se desinfectan fácilmente(12), teniendo una vida útil promedio de 3 años. Es conveniente que su capacidad corresponda al número de animales por alimentar para que así se distribuya alimento solo una vez al día.

Figura 8. Nidal de lámina galvanizada y nido acondicionado por la reproductora. Nidal desplazable, agregado al interior de la jaula tipo americano. Fuente: Miguel Ángel Martínez Castillo.

NIDALES.Para que una coneja de granja pueda parir adecuadamente se le debe proporcionar 2 – 3 días antes una nidal con material absorbente apropiado(11,13). El nidal es un artefacto manufacturado en lámina galvanizada, madera, plástico o su combinación, en el cual la coneja deberá preparar un nido para parir. El nidal se puede ingresar a la jaula (Fig. 8) o puede adaptarse a la pared frontal de la misma; también puede estar integrado en la parte anterior de la jaula a la cual se le hacen algunas modificaciones para que funcione como tal(10). Debe de conferir el confort adecuado para que se garantice la supervivencia de los gazapos recién paridos; debe ser aislante del medio y de fácil aseo y desinfección(12,16,24).

PORTAFORRAJES. Aditamento que permite proporcionar heno o forraje en sus diferentes presentaciones (verde, achicalado, hidropónico) a los animales como suplemento del alimento balanceado. Generalmente es portátil, construido en varillas metálicas y adaptable a la pared frontal de la jaula para facilitar el acceso de los animales al forraje (Fig. 9). Es cada vez más necesario, tomando en cuenta que la alimentación de conejos de manera exclusiva con fórmulas balanceadas es también cada vez menos rentable.

OTROS. Dentro del equipo complementario deseable tener en la granja es conveniente mencionar: reposapatas, alicatas para corte de uñas, cepos o contenedores, equipo para tatuaje, carros de transporte para alimento y para desplazar conejos destetados, báscula, bomba aspersora para desinfección, etc.

Finalmente, es importante reconocer la necesidad de mejorar la calidad del alojamiento de los animales en las granjas porque está comprobado que el estrés induce una disminución significativa de la capacidad de producción de los conejos y merma de manera importante la calidad de la carne obtenida(1,3,4,5,6,19,20,21). Aún hace falta investigación científica con respecto al efecto del enriquecimiento ambiental, tanto en los alojamientos primarios como en los secundarios de los conejos de granja(6,7,21,25).

M en C. Miguel Ángel Martínez Castillo,
M. en C. Luis Vicente Jiménez Castillo
PMVZ Gabriela Correa Vargas.
Departamento de Medicina y Zootecnia de Abejas, Conejos y Organismos Acuáticos,
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, U.N.A.M.

Literatura de apoyo:

  • Buijs S., et al. Glucocorticoid metabolites in rabbit faeces—Influence of environmental enrichment and cage size. Physiology & Behavior, 2011; 104: 469–473.
  • Buxadé C. Producciones cunícolas y avícolas alternativas. Madrid (España): Ediciones Mundi-Prensa, 1996. Tomo X.
  • Chu L, Garner J, Mench J. A behavioral comparison of New Zealand White rabbits (Oryctolagus cuniculus) housed individually or in pairs in conventional laboratory cages. Applied Animal Behaviour Science, 2004; 85: 121-139.
  • Dalle-Zotte A, Princz Z., et al. Response of fattening rabbits reared under different housing conditions.1. Live performance and health status. Livestock Science, 2009; 121: 86–91.
  • Dalle-Zotte A., et al. Response of fattening rabbits reared under different housing conditions. 2. Carcass and meat quality. Livestock Science, 2009; 122: 39–47.
  • Dalle-Zotte A., et al. Rabbit preference for cages and pens with or without mirrors. Applied Animal Behaviour Science, 2009; 116: 273–278.
  • D’Amico M., et al. Free housing for declining populations: Optimizing the provision of artificial breeding structures. Journal for Nature Conservation, 2014; 22: 369–376.
  • De Blas C. Alimentación de los gazapos. Cunicultura 1991; 89:35-45.
  • Fernández J. Climatic environment and rabbit nutrition. Memorias del curso: Sistemas de Producción de Carne de Conejo. Instituto Agronómico Mediterráneo de Zaragoza, España. 13-24 ene. 1997.
  • Foucher F. Secar los nidales para proteger los gazapos. Cunicultura
    2013; 38 (223): 34-37.
  • Fusi A. El comportamiento de la coneja. Cunicultura 1994; 19 (108):98-102.
  • Gázquez A. Las operaciones de desinfección en granjas de conejos. Cunicultura 2005; 30 (173): 19-26.
  • Gifra J. El manejo del parto. Cunicultura 2013; 38 (221): 17-19.
  • Guía Comercial de Cunicultura. Cunicultura 2003; 27: 78-110.
  • Hrapkiewicz K, Medina L, Holmes D. Clinical laboratory animal medicine. An introduction. 2nd ed. Iowa (U.S.A): Iowa State University Press, 1998.
  • Lebas F, Coudert P, Rouvier R, Rochambeau H. El Conejo. Cría y patología. Roma, (Italia): Colección FAO. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1986.
  • Marai IF. Rabbits’ productive, reproductive and physiological performance traits as affected by heat stress: a review. Livestock Production Science, 2002; 78: 71–90.
  • Matics Zs., et al. Effect of housing conditions on production, carcass and meat quality traits of growing rabbits. Meat Science, 2014; 96: 41–46.
  • Paci G., et al. Effect of stocking density and group size on growth performance, carcass traits and meat quality of outdoor-reared rabbits. Meat Science, 2013; 93: 162–166.
  • Pei Y., et al. Effects of chronic heat stress on the reproductive capacity of male Rex rabbits. Livestock Science, 2012; 146: 13–21.
  • Princz Z., et al. Behaviour of growing rabbits under various housing conditions. Applied Animal Behaviour Science, 2008; 111: 342–356.
  • Richardson,VCG. Rabbits. Health, husbandry and deseases. Osney Mead, Oxford (UK): Blackwell Science Ltd., 2000.
  • Roca-1 T. La explotación cunícola ideal en ambiente controlado (I). Cunicultura 2011; 36 (212): 7-11.
  • Roca T. La explotación cunícola ideal en ambiente controlado (IV). Cunicultura 2012; 37 (215): 7-9.
  • Szendrö Zs, McNitt JI. Housing of rabbit does: Group and individual systems: A review. Livestock Science, 2012; 150: 1–10.

Artículo publicado en Entorno Ganadero Diciembre-Enero 2020

SIN COMENTARIOS