Darwin González
Jesús M. Fuentes Rodríguez
Profesor-Investigador,
Depto. Producción Animal
Universidad Autónoma Agraria “Antonio Narro”
Saltillo, Coahuila, México.
 jesus_fuentes@hotmail.com

Introducción

Uno de los principales factores que determinan el éxito económico en una explotación de ganado de carne es la eficiencia reproductiva; lo ideal es obtener una cría por año, pero el estado nutrimental influye mucho para poder lograr estos parámetros ya que intervienen sobre la duración del periodo del anestro posparto y sobre la posibilidad de que la vaca quede preñada en época de empadre. La escala de condición corporal (ECC), de las vacas al parto presenta el factor más importante que afecta el intervalo del parto al estro y a la taza de preñez en vacas de carne multíparas, por cada unidad de incremento en la ECC al parto la duración del periodo del anestro posparto se reduce en 22 días.

La condición corporal es el grado de gordura o estado nutricional y se determina por la observación y es una técnica fácil de aplicar a grupos de animales o individualmente, con base a una escala de condición corporal, que va desde 1, que es vaca muy flaca, a 9 que es vaca extremadamente gorda. Las variaciones en la condición corporal de las reproductoras, se refleja en fluctuaciones muy importantes entre años de términos de fertilidad.

La estimación de la condición corporal en bovinos para carne ha mostrado ser una herramienta útil para decisiones de manejo.

Para implementar esta herramienta, se necesita conocer la medida en que las estimaciones de condición corporal en situaciones reales de campo reflejan aceptablemente bien algunos rasgos objetivos de los animales, por ejemplo su peso o su acumulación de grasa.

La Identificación de la condición corporal de un hato nos puede servir como parámetros para decidir aumentar la suplementación o reducirla. También puede auxiliar en la evaluación en los efectos de calidad y/o calidad de pastos por la influencia en la época del año o como resultado de manejo específico como carga animal o presión de pastoreo.

Cuadro 1. Relación de la condición corporal, el intervalo del parto y el primer celo.(Rasby and Gosey, s/f).

Condición
Corporal

Intervalo
post parto

(días).

3

89

4

70

5

59

6

52

7

31

Definición:

La condición corporal de las vacas al momento del parto tiene un impacto dramático sobre el funcionamiento de la subsecuente época de monta. El intervalo posparto es el tiempo entre partos y la aparición del primer estro (calor) después del parto. Para que una vaca mantenga un intervalo de partos de 365 días deberá cubrir ya sea a más tardar a los 82 días del parto para tener 283 días de gestación y 82 días posparto para dar un total de 365 días.

En promedio vacas que paren con una condición corporal de 3 ó 4 tienen dificultades para exhibir su primer calor a los 80 días después del parto. Por otro lado las vacas que paren con una condición corporal de 5 ó 6 tienden a exhibir su primer calor a los 55 días después del parto y por lo tanto tienen una mejor oportunidad para mantener un intervalo entre partos de 365 días.

Por otro lado las vacas que al parir con una condición corporal de 7 tienen un intervalo posparto más corto y no es económico alimentarlas. En el cuadro 1 se muestra la relación entre la condición corporal y el intervalo posparto en días, encontrando que la mejor condición corporal al momento del parto debe ser entre 5 y 6.

Vacas delgadas con condición corporal de 4 o menos al momento del parto producen menos calostro, por lo tanto becerros al nacimiento menos vigorosos, niveles inferiores de inmunoglobulinas, disminuyendo con ello su habilidad para la recuperación temprana de las enfermedades del becerro.

Cuadro 2. Problemas asociados con vacas y vaquillas en condiciones extremas
“muy flacas” o “muy gordas” (Eversole et al., 2000).

Condición Corporal
delgada ( 1=9)

Condición Corporal
gorda ( 8=9)

1. fallas en el ciclo reproductivo

1. altos costos de mantenimiento

2. fallas en la concepción

2. incremento en partos distócicos

3. incremento en el intervalo entre partos

3. disminución de la movilidad

4. incremento en días abiertos

4. fallas en el ciclo estrual

5. disminución del vigor del becerro

5. fallas en la concepción.

Importancia de la condición corporal

La condición corporal en ganado de carne puede ser una herramienta efectiva para evaluar las reservas de energía de las vacas así como también un programa global nutricional a través del año. Un programa de ajuste nutricional para obtener una condición deseada en diferentes estados de producción se hace necesario para mejorar la eficiencia en la producción. La condición corporal permite a los productores, técnicos, extensionistas e investigadores comunicar más efectivamente las condiciones del estatus nutricional del hato.

Con el fin de manejar la operación del sistema vaca becerro en ganado de carne del modo más económico y eficiente, los productores deben de cuidar y evaluar la condición corporal de sus hatos. Investigaciones indican que la condición corporal de las vacas de carne está fuertemente relacionado con muchos aspectos críticos de la producción tales como: tasa de concepción, días en estro, intervalos entre partos y, la cubrición y la producción de leche. Cuando las vacas están extremadamente flacas (CC<4) no son solamente ineficientes desde el punto de vista reproductivo sino que también son más susceptibles a problemas de salud y enfermedades.

Existen evidencias de que vacas con condición corporal de ocho y nueve por más de dos años pueden encontrar partos distócicos debido a la grasa excesiva en el área pélvica. El cuadro 2 enlista muchos de los problemas de producción asociados con vacas y vaquillas en condición tanto delgada como gorda.

Las fallas en la concepción son el factor más importante que contribuye a la reducción neta de la cosecha de becerros. La tasa de concepción presenta disminuciones drásticas en vacas que tienen condición corporal de 4 o menos.

Ventajas y desventajas de la medición de la condición corporal.

La medición de la condición corporal (CC) en bovinos es una técnica fácil de aplicar a grupos de animales o individualmente. Con base en una escala de CC, los animales se caracterizan desde subnutridos (“flacos, y/o con caquexia”), hasta sobrealimentados (“gordos y obesos”).

En esencia, la CC indica el balance del animal entre entrada (“consumo, digestión y metabolismo) y salida de nutrientes (crecimiento, gestación, producción leche, enfermedades). Esto significa que la CC es una herramienta de diagnostico nutricional general del animal.

Cuándo evaluar la condición corporal

Para identificar adecuadamente que el ganado ha aumentado sus necesidades nutritivas, los productores deben evaluar tan a menudo como sea posible la condición corporal, con un mínimo de tres veces por año preferentemente (al destete, 90 días al preparto de la vaca y a la época de empadre). El ganado que está pariendo debe tener bastante condición corporal para permitir la reducción de la masa del cuerpo al peso que está perdido durante el proceso de gestación y, al parto y al intercambio de fluidos. La evaluación de escala de condición corporal (ECC) 90 días antes de la época de parto de la vaca permite dar el tiempo suficiente para ajustar la ración del alimento para asegurar que las vacas estén en condición corporal adecuada al momento del parto.

Destete

La evaluación de la condición corporal al momento del destete puede ser muy útil para determinar cuáles vacas o vaquillas requieren aumentar de peso antes del parto. Debido a que las crías ya no tienen el efecto del amamantamiento de las vacas lactantes podrán ser secadas y por lo tanto requerirán de mayor peso antes del parto.
El periodo de tiempo entre el destete y el parto ha probado ser el tiempo más económico y más fácil para corregir problemas en la condición corporal del ganado.

Figura 1. Esquema que muestra las estructuras óseas sobre las cuales debe de realizarse la palpación para medir la condición corporal

90 días antes del parto.

Evaluando la condición corporal 90 días antes del inicio de la estación de partos puede ser muy útil en prevenir la extensión del periodo de anestro en vacas. Esta evaluación puede ser al momento del destete en hatos que retrasan el destete hasta tener becerros de entre 8 y 10 meses de edad. Sin embargo, se recomienda el destete de los becerros al menos 90 días antes del inicio de la estación de partos. Los requerimientos nutricionales de las vacas se encuentran en niveles más bajos cuando no están lactando y deberán permitir a las vacas adquirir una adecuada condición corporal al momento del parto con un mínimo de suplementación alimenticia. Las vacas deben ser alimentadas de tal manera que se alcance al momento del parto una condición corporal entre 5 y 6 para vacas, y de 6 para vaquillas.

Época de montas.

Después de sufrir el estrés del parto, el ganado tiende a perder condición corporal. El periodo de tiempo desde el parto a la época de monta es el tiempo más difícil para mejorar la condición corporal. En las vacas 90 días antes del parto y tomar decisiones en el cambio de la ración alimenticia para alcanzar un óptimo de condición corporal antes del parto, la evaluación de la condición corporal en época de empadre puede ofrecer información muy útil que puede ayudar a explicar la reducción de las tazas de preñez.

Sistema de medición de la condición corporal

Para evaluar la condición corporal en el ganado, el observador debe estar familiarizado con las estructuras del esqueleto, músculos y posicionamientos de la grasa, los ganaderos pueden observar el ganado mientras están bajo pastoreo y conseguir las escalas de condición corporal. Se exige familiaridad con estructuras de esqueleto importantes listadas en la figura 4 para explicar una condición corporal adecuada.

Figura 2. Escala de condición corporal (ECC) 1.
Severamente flaco, con atrofia muscular sin
detección de grasa. La base de la cola y la
proyección de las costillas muy predominantes,
animal fisicamente débiles.

Figura 3. ECC 2. Pobre condición con músculo
atrofia y sin grasa perceptible. La base de la
cola y costillas prominentes.

Figura 4. ECC 3. Condición delgada. Atrofia
ligera de los músculos. Todas las costillas
visibles. Muy poca grasa detectable.

Figura 5. ECC 5. Moderado buena apariencia
general. La línea de la espina dorsal ya no es
visible. Linea de las costillas 1 y 2 todavía visibles.
Grasa encima de la cadera, pero todavía visible.

Figura 6. ECC 4. Condición de transcición. La
línea de la espina dorsal ligeramente visible.
Contorno visible de la 3 a la 5 costillas. Algo de
grasa se encuentra sobre las costillas y la cadera.

Figura 7. ECC 7. Buena, apariencia carnosa.
Caderas ligeramente visibles pero las costillas
y espinas ya no son visibles.

Figura 8. ECC 6. Condición moderadamente alta.
Las costillas y espinas ya no son visibles. Hay que
aplicar presión para sentir la estructura del hueso.
Algo de grasa en la falda e ijares.

Figura 9. ECC 7. Extremadamente gorda,
movilidad posiblemente dañada estructuras óseas
no visibles.

Figura 10. ECC 8. Grasoso, carnoso y
sobrecondicionado.
Estructuras óseas no visibles.

Condición corporal escala 1 a 9 (Herd y Sprot 1986)

Características de la condición corporal de acuerdo al sistema de medición condición corporal en ganado de carne.

1. FLACO: Los huesos de la espalda, costillas, dorso, caderas y anca son puntiagudos y fácilmente visibles. Hay pérdida de la musculatura.

2. MUY DELGADO: Depósitos grasos imperceptibles; sin embargo, se observa algo de musculatura en los cuartos posteriores. La espina dorsal es puntiaguda y se pueden observar fácilmente los espacios entre las protuberancias.

3. DELGADO: La columna vertebral es bastante visible. Las protuberancias de la espina dorsal pueden ser identificadas individualmente al tacto, o aun verse. Los espacios entre las protuberancias son menos notorios.

4. REGULAR: Las costillas anteriores no se notan visualmente, pero las dos últimas (12 y 13) se notan claramente, especialmente en ganado con amplio arco de costillas y costillas bien separadas. Las protuberancias laterales de la espina dorsal pueden identificarse solamente al tacto, presionando suavemente, y se notan redondeadas en lugar de puntiagudas. Los músculos de los cuartos posteriores poco desarrollados.

5. MODERADO: Las costillas 12 y 13 no se observan. Las protuberancias laterales de la espina dorsal no son visibles; pueden identificarse al tacto con fuerte presión y se notan redondeadas. El área alrededor de la base de la cola aparece llena, pero no sobresale.

6. BUENO: Las costillas no son visibles; aparecen totalmente cubiertas. Los cuartos posteriores se observan bien desarrollados (llenos y redondeados). La cobertura de grasa del costillar anterior y la base de la cola se notan esponjosos. Las protuberancias laterales de la columna vertebral pueden notarse solamente con fuerte presión.

7. MUY BUENO: Las puntas de la espina dorsal pueden notarse solamente con fuerte presión y los espacios entre las protuberancias laterales difícilmente pueden distinguirse. Se observa bastante grasa de cobertura en la base de la cola.

8. GORDO: La apariencia del animal es compacta, redondeada y la estructura ósea no se observa. La grasa de cobertura es gruesa y esponjosa en partes.

9. MUY GORDO: La estructura ósea no se observa o se palpa con dificultad. La base de la cola totalmente cubierta de grasa. La movilidad del animal se dificulta debido al exceso de grasa. Cada grado equivale aproximadamente a unos 25 – 35 kg, dependiendo del tamaño del animal.

Efecto de la condición corporal sobre la reproducción.

Uno de los mayores retos para incrementar la eficiencia reproductiva del hato, es acortar el peridodo de anestro posparto. Si se desea que las vacas tengan un periodo entre partos de 12 meses, entonces deberá quedar preñada a los 80- 85 dias despues de tener su becerro.

La condicion corporal al momento de parir tiene gran influencia sobre el éxito que se obtenga en la siguiente temporada de empadre. No obstante, no hay que confundir los cambios de peso durante la gestacion del feto, la placenta, fluidos, etc. Por lo tanto la acumulación de reservas de energía en forma de grasa, a travéz de la ECC es más eficiente para estimar el estado real de la vaca.

El proceso de desarrollo fetal, parto, principio de la lactancia, el inicio del estro y la epoca de empadre representa en conjunto un gran estrés para la vaca y demandan un elevado gasto energético, que es superado sólo sí se mantiene el hato en una ECC de 5, por lo menos.

Conclusiones

El sistema CC fue desarrollado para ayudar a los ganaderos a comprender la relacion de las reservas de energía con la eficiencia reproductiva de su ganado, e identificar los niveles energéticos críticos de esa relación. Una ECC de 5 al parto y durante el empadre asegura el buen porcentaje de vacas gestantes, además de ser el mejor indicador para calcular el periodo de anestro posparto.

Vacas con condición corporal entre 5 y 6 en una escala de 1 al 9 son las que muestran los mejores porcentajes reproductivos (índices de preñéz), así como disminución del intervalo posparto en días, por otro lado, vacas con condición corporal 3 y 4 manifiestan índices de preñéz menores y mayor intervalo posparto y el primer celo. Los pastizales son la causa más común de los bajos valores de ECC y de las fallas reproductivas del hato, por lo que es necesario agrupar a las vacas en condicion delgada, moderada y buena para suplementarlas de acuerdo a sus diferentes requerimientos nutricionales para alcanzar una condición de 5 y volver a quedar gestante a los 85 días posparto.

Bibliografia.

  • Aplle J K, Stephenson J. 1999. Influence of body condition score on by product and value from cull beef cows. Departamento of Animal Sience, University of Arkansas, Fayettville 72701. J Animal Sci. 77:2670-2679.
  • Bagley, C. P. 1993. Nutritional management of Resplacement Beef Heifers: a review.J.Anim.Sci.71:3171-3163.
  • Dow. J. G., Moss, G.E. 1992. Effects of nutrient deficiencies and Exesses on Reproductive Efficiency of Livestock. J. Anim. Sci. 70:1580-1593.
  • Eversole Dan E., Milyssa F. Browne, John B. Hall, and Richard E. Dietz. 2000. Body Condition Scoring Beef Cows. Virginia Cooperative Extension. Virginia Tech. Virginia State University. Publication Number 400-795, Posted December. (En linea) http://www.ext. vt.edu/pubs/beef/400-795/400-795.html.
  • Rasby, R, Gosey. 2006. Body Condition Scoring Beef Cows: Part II Nine Point Body Condition Scoring. University of Nebraska-Lincoln, Institute of Agriculture & Natural Resources (Enlinea)http:// beef.unl.edu/learning/condition.shtml.

Artículo publicado en la revista «Entorno Ganadero»