Evaluación Clínica y Valoración de Lesiones Pulmonares en Lechones SPF Después de un Desafío Controlado

HORACIO LARA P. J.
Correo: lara@avimex.com.mx

ECHEVESTE G. R.,
QUEZADA M. F.,
CORTES F. R.,
LOZANO D. B.,
SARFATI M. D.,
SOTO P. E.
Laboratorio Avi-Mex, S. A. de C. V.

INTRODUCCIÓN.

La Influenza Porcina es una enfermedad respiratoria, altamente contagiosa, auto limitante y de distribución mundial. En la actualidad se tienen identificados cuatro serotipos del virus de Influenza Porcina: H1N1, H3N2, H1N2 y H3N1. Para el caso de México sólo se han detectado los serotipos H1N1 y H3N2 por serología y/o biología molecular. Por otro lado, cabe resaltar que no hay publicados estudios de patogenicidad de los aislamientos de Influenza Porcina realizados en nuestro país. El objetivo del presente trabajo fue conocer la patogenicidad de un aislamiento nacional de Influenza Porcina serotipo H1N1 en lechones SPF.

CUADRO 1. Presentación y porcentaje de signos clínicos

SIGNO

CONTROL
NEGATIVO

DESAFIADOS

Secreción Ocular

0

47.5

Conjuntivitis

0

26.7

Edema ocular

0

15.8

Tos

0

6.7

Estornudo

0

1.7

Disnea

0

0.8

Cianosis

0

0.8

MATERIAL Y MÉTODO.

Se utilizaron 10 lechones SPF de 6 semanas de edad, los cuales se dividieron en Grupo desafiado y Grupo no desafiado. Para el desafío se utilizó un aislamiento nacional previamente identificado por inhibición de la hemaglutinación con sueros específicos y PCR multiplex, serotipo H1N1.

Para el caso del Grupo desafiado, se utilizaron 2.0 mL de inóculo por animal, con un título de 106.0 DIEP/mL, dicho inóculo fue administrado por medio de una cámara de nebulización. Por otro lado, el Grupo no desafiado fue nebulizado con 2.0 mL de solución salina. A cada grupo se le monitoreó diariamente la temperatura corporal y la presencia de signos clínicos. El sacrificio se realizó por medios humanitarios de todos los cerdos al día 15 postdesafío y se procedió a la necropsia y evaluación de lesiones pulmonares de ambos grupos.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN.

CUADRO 2. Comparativo en el porcentaje de
lesiones pulmonares

GRUPO

PORCENTAJE DE
LESIÓN PULMONAR

Desafiados

10.8

No desafiados

0.07

Los signos clínicos detectados en orden de presentación fueron: tos, secreción ocular, conjuntivitis, edema ocular, disnea, estornudo y cianosis (ver Cuadro 1) siendo estos signos comunes a varias enfermedades (PRRS, SOA, EA).

Por otro lado, el monitoreo de temperatura tampoco condujo a una clarificación del diagnóstico (Grafica 1), esto pese a que la replicación viral produjo lesiones pulmonares caracterizadas por lesiones rojas-púrpuras bien delimitadas principalmente en los lóbulos craneoventrales y que fueron observadas al sacrificio, éstas fueron evaluadas de acuerdo al método planimétrico pulmonar desarrollado en 1988 por Ciprián y col. (ver Cuadro 2), en donde comparando con los resultados reportados por Sreta et al, este aislamiento de Influenza Porcina H1N1 resultó con un menor promedio de lesiones pulmonares a los reportados por ellos. La seroconversión se presentó hasta el día 7 PD (datos no mostrados).

GRAFICA 1. Registro Diario de temperatura a partir del desafío

CONCLUSIONES.

La Influenza Porcina no es una enfermedad de fácil diagnóstico clínico y puede ser confundida con otras patologías, es por esta razón que un mal diagnóstico puede conducir a una merma en la capacidad productiva.

Por ello este tipo de trabajos de evaluación de la patogenicidad de este virus nos dan las herramientas necesarias para su conocimiento y posible diferenciación, y así lograr un mejor diagnóstico de la enfermedad y poder utilizar biológicos específicos para su prevención y control.

BIBLIOGRAFÍA

  • Kim W. et al, CRWAD 2009 p 147.
  • Ansari, et al, PRRS Symposium Proceedings 2005.
  • Ferrari M. et al 4th International Symposium on Emerging and Re-emerging Pig Diseases – Rome June 29th – July 2nd, 2003).
  • Martelli P., et al, 4th International Symposium on Emerging and Re-emerging Pig Diseases – Rome June 29th – July 2nd, 2003.
  • Sreta D., et al, (2009) Virology Journal, 6:34.
  • Ciprián, A., et al. (1988). Can. J. Vet. Res., 52: 434 438.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Julio-Agosto 2018