Congreso Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados para Animales

    0
    47

    La Coordinadora Nacional de Organismos de la Industria de Alimentos Balanceados para Animales, a través de las organizaciones que la conforman como son: AMEPA, ANFACA y CONAFAB, celebraron su congreso los días 14 y 15 de marzo pasado en Guadalajara, con la finalidad de presentar la importancia y situación actual de la industria de alimentos balanceados en México.

    El objetivo fue dar a conocer a la opinión pública nacional e internacional, instituciones afines e instituciones oficiales, la trascendencia de la industria de Alimentos Balanceados en México y a nivel Internacional, su importancia en la producción de los alimentos de proteína animal básicos de consumo, como en toda la cadena agroalimentaria en la que participa.

    Durante la ceremonia de inauguración el Ing. Luis Lauro González Alanís, Presidente de CONAFAB, habló sobre la importancia que tiene la industria organizada de alimentos para animales, la cual –dijo- siempre ha sabido enfrentar los retos que impone la dinámica del comercio, de los cambios en las políticas públicas y de las tendencias que a nivel mundial se van configurando y que terminan por impactar de una u otra manera todas sus actividades.

    “A nivel global hoy se reconoce que los alimentos para nutrición animal, son una parte fundamental de la cadena de seguridad alimentaria para la población; y me refiero tanto a seguridad entendida como abasto suficiente, así como también a la seguridad relacionada a la inocuidad”, comentó, para después añadir que en este eslabón de la cadena productiva de proteína animal, se concentra buena parte de los elementos que hacen posible llevar alimentos inocuos a la población de México y el mundo, y que pueden competir en cualquier mercado.

    Dijo que no se podría entender la competitividad de la proteína animal mexicana sin la mejora continua relacionada con los factores de conversión alimenticia. Ni se podría entender la inocuidad de los alimentos, sin la implementación de sistemas de Buenas Prácticas de Manufactura y aseguramiento de la calidad de los alimentos para los animales. Y señaló que no sería posible entender la eficiencia de los productores pecuarios sin un abasto adecuado de granos. “En pocas palabras esta industria es base de la productividad pecuaria y para que México se mantenga entre los productores de proteína animal más importantes del mundo, es necesario que compitamos en igualdad de condiciones en el mercado interno y externo.

    Puntualizó que esta industria es el gran consumidor de las cosechas de sorgo y maíz amarillo en el País, las cuales se adquieren generalmente de contado y sin apoyo alguno, y se pudieran comprar adicionales a lo actual, 10 millones de toneladas más de granos, las cuales son importadas actualmente año tras año. “Debe ser un tema de seguridad alimentaria, y de política pública el corregir el déficit de granos forrajeros para nuestra industria. Creemos que la biotecnología, la investigación y la eliminación de incentivos que distorsionan el mercado, deben ser elementos a considerar para alcanzar este objetivo”, señaló.

    También comentó que el sector pecuario en general y la industria alimenticia animal han sido blanco de diversos ataques a su imagen y a su invaluable papel como parte de la cadena que hace posible llevar alimentos de origen animal a la población, “hormonas en el pollo, carne de cerdo que daña la salud; vacas que generan más contaminación que los autos, resistencia antimicrobiana, enemigos del bienestar animal y una larga lista de etcéteras, deben alertarnos y ponernos a trabajar para desmitificar todas esas aseveraciones que lamentablemente nosotros mismos no hemos enfrentado”, afirmó.

    Por su parte el Dr. Francisco Gurría Treviño, Coordinador General de Ganadería de la SAGARPA dijo que la industria de alimentos balanceados para animales es una industria dinámica y pujante, y con una tasa de crecimiento y de oportunidades para ir a otros mercados realmente importantes y señaló que la perspectiva se ve promisoria, comprometiendo el apoyo de las autoridades correspondientes por lo que resta de esta administración Federal.

    Más adelante reconoció que se necesitan esquemas más agiles de la compra consolidada de granos con acceso a financiamiento con todos los instrumentos de riesgo que se tienen en ASERCA para que todos los sectores puedan tener un mejor desempeño, que de por sí –expresó- este sector genera alrededor de 38 millones de toneladas de alimento balanceado para animales que se convierten en más o menos en 7 y medio millones de toneladas de carne y 12 mil millones de litros de leche.

    “Creo por convicción que todavía tenemos trabajo que hacer para ordenar algunas cosas, para tenerlas mucho más accesibles a las distintas escalas de las empresas en la adquisición de insumos, con el tema regulatorio, también que sea mucho más ágil el tipo de insumos que se utilizan, que puedan tener los registros de manera rápida y fácil para que no se conviertan en obstáculos en la parte regulatoria, pero quizá también tengamos que ofrecer y abrir espacios a esta otra discusión a través de normas sociales mexicanas o normas mexicanas para que podamos ordenar a un sector que cada día está más presente en un consumidor que se ha vuelto más exigente y está más preocupado en saber qué es lo que está consumiendo”.

    Por su parte el Ing. Héctor Padilla Gutiérrez, representante del gobierno de Estatal, mostró su enorme satisfacción de que el encuentro se haya realizado en Jalisco, estado donde la actividad primaria, la producción de alimentos y transformación está en su mejor momento.

    Habló sobre la aportación que Jalisco tiene de proteína animal en carne, leche y huevo, “para que Jalisco aporte el 55% del huevo que se produce en el país y aporte 6.5 millones de leche tiene que ver con la actividad de ustedes, por eso es una enorme satisfacción para nosotros, porque tiene una relación directa con la actividad económica, social, productiva de Jalisco y lo que implica, no hay que tener duda Jalisco es la despensa de México”.

    Habló de cifras del 2016, mencionando un valor de la producción agroalimentaria de Jalisco que –dijo- es de 123 mil millones de pesos en números redondos, señalando que el estado que ocupa el segundo lugar aportó 62 mil millones de pesos en términos real, “y esto incluye la agricultura, ganadería, piscicultura de crecimiento impresionante y los derivados, y dentro de este valor la producción de proteína animal con un crecimiento, destacando la porcicultura que en el 2012 tenía un valor de 7 mil 500 millones de pesos y al cierre del 2017, 17 mil 500 millones de pesos, más del doble en 5 años, y la producción de alimentos tiene una íntima relación con este tipo de actividades”, apuntó.

    Posteriormente declaró formalmente inaugurados los trabajos del sector relacionados con la producción de alimentos balanceados de México.